Tu sello personal también lo muestra tu mesa

Tu estilo también se ve en la forma en que presentás la mesa cuando tenés invitados. 

Foto: Shutterstock-  Autor: John Wollwerth 

El momento de la comida es una instancia de celebración en tanto reune en la mesa a la familia y eventualmente a amigos y otros invitados. Por ello, la presentación de la vajilla de una manera estética es una forma más de agasajar a los presentes y honrar el momento en el que el objetivo principal es compartir.

Como todos los usos y costumbres, la presentación de la mesa tiene sus reglas que difieren según cada cultura. En el caso de la Argentina, la disposición de copas, platos y cubiertos sigue ciertas normas muy simples y sobrias. Por supuesto que habrán variantes según se trate de un evento formal o informal y del tipo y la cantidad de platos que se sirvan.

Para la mesa de todos los días, la que compartimos con familiares o amigos, se proponen las siguientes reglas:

Foto: Shutterstock - Autor: Africa Studio

Servilleta

Antes de comenzar a comer, la servilleta debe colocarse en la falda.

Cubiertos

Junto al plato principal van tenedor -con las puntas hacia arriba- y cuchillo -con el filo hacia adentro- y, si se va a servir una entrada, deben incluirse los cubiertos correspondientes junto a ellos. Se comienza a comer tomando los cubiertos de afuera hacia adentro.
Los cubiertos de postre se colocan en la parte superior del plato. El tenedor de postre con las puntas hacia la derecha y hacia arriba, y sobre él, la cuchara de postre con la concavidad hacia la izquierda y hacia arriba. 

Copa o vaso

Se acostumbra a colocar una copa para el agua y otra para el vino. La copa de agua debe ir delante del plato, hacia la izquierda del cuchillo de carnes y la copa de vino tinto alineada con dicho cuchillo. 
Si sólo se va a tomar una bebida, con una copa o vaso es suficiente.

Platito del pan

En muchas familias se acompaña a las comidas con pan. Para ello, debe agregarse el platito a la izquierda del plato principal. 

Cuando se trata de un evento formal en el que se sirve una mayor variedad de platos y bebidas, la estructura clásica cambia.

Foto: Shutterstock

Plato de sitio

Se trata de un plato más grande que el plato playo principal y su finalidad es meramente decorativa. Es ideal para  darle un porte de elegancia a la mesa.

Más copas

Si se incluyera una copa para el vino blanco, ésta deberá ubicarse a la derecha de la copa de vino tinto. 
La copa de champagne se ubica detrás de la copa de vino blanco. 
Algunos alinean las copas en diagonal hacia la derecha, una detrás de la otra por encima del cuchillo de carnes, quedando la copa de agua más lejos, y bajando las siguientes. Esto puede variar según el espacio disponible y la cantidad de copas. 

Cubiertos

Se agregarán tantos cubiertos como platos se sirvan.

Durante la comida

Durante la comida, los cubiertos deben quedar en descanso sobre el plato formando una v corta invertida. Además, la curva del tenedor debe quedar hacia abajo y el filo del cuchillo hacia adentro. Y, cuando se termina de comer, deben quedar juntos, también sobre el plato, con una inclinación que imite las 4:20 de las agujas del reloj. 

Los "nunca" para una mesa formal

- Evitá las servilletas dobladas de manera artística. Tampoco las coloques dentro de las copas.
- No apiles dos platos del mismo tipo, por ejemplo, dos platos playos.
- Las botellas no deben estar en la mesa de antemano.
- No coloques el plato hondo directamente sobre el mantel o el plato de sitio.
- No utilices centros de mesa que impidan que los comensales se vean entre sí.
- No sobrecargues la mesa con demasiados adornos (candelabros, flores, velas). La sobriedad ante todo.
 

Más allá de las normas y el protocolo, sentarse a una mesa arreglada con cariño y esmero invita a disfrutar de la comida y la compañía con una predisposición diferente. ¿No les parece?

artículos relacionados