Ataques de ansiedad: ¿Qué hacer?

Los ataques de ansiedad pueden ser aterradores, así que es útil saber que podés controlarlos cuando ocurren

Foto:Shutterstock

Un ataque de ansiedad, también conocido como un ataque o crisis de pánico, es una respuesta del cuerpo después de estar sometido a alguna situación de mucho estrés o bien ocurrirle a personas que sufren de ansiedad generalizada. Por otra parte, el ataque de pánico es la respuesta del cuerpo ante una situación de extremo peligro.

Los ataques de pánico son períodos en los que el individuo sufre de una manera súbita un intenso miedo o temor con una duración variable: de minutos a horas.Generalmente aparecen de repente y pueden alcanzar su máxima intensidad en unos 10 minutos. 

Síntomas de ataque de ansiedad:

1) Sensaciones de ahogo y dificultad para respirar

2) Dolor de pecho.

3) Latidos acelerados del corazón, latido lento del corazón, palpitaciones.

4) Nudo en la garganta y dificultad para respirar.

5) La piel pierde color (palidez).

6) Transpiración.

7) Temblor o estremecimiento.

10) Indigestión, ardor de estómago, estreñimiento y diarrea.

undefined

Foto: Shutterstock

¿Qué hacer?

 Respiración profunda. 

Si tenés un ataque de pánico, lo más probable es que te empieces a hiperventilar. Incluso si no estás hiperventilando, respirar profundamente puede ayudarte a reducir el estrés y a obtener el oxígeno que necesita tu cerebro para ayudarte a no perder la concentración. Intentá tomar un máximo de 8 respiraciones por minuto. Toma 4 segundos para inhalar, luego mantené la respiración entre 2 a 3 segundos, y después toma otros 4 segundos para exhalar.

Distracciones cognitivas. 

Si estás en medio de un ataque de ansiedad, distraé tu mente del miedo con diferentes juegos mentales. Por ejemplo, contá hacia atrás desde 100 de 3 en 3, nombrá los presidentes de tu país en el orden que fueron elegidos, o cantá la letra de tu canción o poema favorito hasta que notes que te has calmado.

 Cambiar negativo por positivo

Este es un proceso mediante el cual frenás los pensamientos que te producen ansiedad y los sustituís con pensamientos de cosas que te traen paz o felicidad. Por ejemplo, si sientís ansiedad por un viaje próximo que vas a realizar en avión y no podés dejar de pensar en lo que podría suceder si el avión se estrella, decí 'stop!  a ese pensamiento inmediatamente y reemplazalo con uno acerca de tus vacaciones con tus mejores amigos.

Hacé ejercicio. 

Realizar ejercicio libera endorfinas, que son responsables de aumentar tus sentimientos de paz y felicidad. Para empezar andá a caminar o probá un poco de yoga; el ejercicio suave te ayudará a relajarte de forma más efectiva que un deporte agresivo o el ejercicio aeróbico pesado.
 

undefinedFoto:Shutterstock

artículos relacionados