Tapping: Liberá tus emociones

El Tapping es una terapia diseñada para superar el bloqueo emocional que te impide alcanzar plenamente tus objetivos. Aprendé aquí más sobre esta técnica  

Foto: Shutterstock/  Monika Wisniewska

 La Técnica de Liberación Emocional, EFT o tapping, consiste en tocar los puntos de acupresión de la cabeza y las manos (los mismos puntos que la acupuntura tradicional considera lugares de acceso a las vías energéticas), mientras piensas en un problema concreto y emites afirmaciones positivas al respecto. Esta combinación de presión (con la yema de los dedos) y sonorización (escuchar las afirmaciones) es lo que ayuda a borrar el bloqueo emocional, liberar las emociones y restablecer el equilibrio del cuerpo. 

Un grupo de investigadores de la Universidad de Staffordshire  consideran esta técnica como prometedora a la hora de tratar con efectividad la ansiedad, la depresión y la ira.

El tapping se basa en la premisa de que todos los problemas -físicos, económicos, emocionales, etcétera–, tienen su raíz en un desequilibrio energético dentro de la persona que los sufre. El objetivo del tapping es simplemente eliminar este desequilibrio, y lo hace golpeando suavemente unos determinados puntos del cuerpo.

Con el tapping podés tratar cualquier tipo de problema psicológico que contenga un núcleo de trauma o bloqueo emocional: fobias, traumas, relaciones, adicciones, conflictos de auto percepción, ansiedad, depresión, estrés, etcétera.

¿Cómo se aplica el tapping?
Solo hay que hacer dos cosas muy sencillas:

1. Formular el problema con una frase sencilla y comprensible. Por ejemplo, si no tenés dinero, podés decir: “no tengo ni un peso”, y si te duele la espalda: “me duele la espalda”.

2. Mientras pronuncias en voz alta la frase, tenés que golpear suavemente una serie de puntos del cuerpoe. La idea del tapping es revivir el problema para hacerlo salir a la superficie, y entonces eliminarlo. En este sentido, pronunciar la frase que lo describe es la manera de hacer salir el problema y los golpecitos lo eliminan.

¿Qué puntos debes golpear?
Los puntos de tapping coinciden con puntos de inicio o de final de los meridianos de acupuntura, y son los siguientes:

0: El lateral de la mano, entre la base del dedo meñique y la muñeca.
1: La parte superior de la cabeza.
2: El extremo interior de la ceja.
3: El lateral del ojo.
4: El hueso que hay debajo del ojo.
 5:  Entre la nariz y el labio superior.
6: La depresión que hay entre la barbilla y el labio inferior.
7: La punta del extremo interior de la clavícula.
8: Unos cuatro dedos por debajo de la axila.
9: El ángulo interior de la uña del dedo pulgar.
10: El ángulo interior de la uña del dedo índice.
11: El ángulo interior de la uña del dedo corazón.
12: El ángulo interior de la uña del dedo meñique.

undefined

Foto:Shutterstock/ Monika Wisniewska

Los puntos del 0 al 8 son los puntos básicos de tapping y se usan siempre. En cambio, los puntos de los dedos (del 9 al 12) son opcionales.

 Sólo hay que golpear los puntos de un lado del cuerpo.

¿Cómo es una sesión de tapping?

Antes de empezar, debes decidir qué problema quieres tratar, y elegir una serie de frases que lo describan. Esto es muy importante. Tenés que elegir un lenguaje cotidiano y natural, no rebuscado.  Pueden ser solo una, o más de una.

Después, para cada frase que hayas elegido, hay que hacer una ronda de tapping, que consiste en lo siguiente:

Hay que hacer una fase de preparación que consiste en golpearse continuamente el punto 0 mientras se dice en voz alta la frase “aunque mencionar problema, me acepto totalmente”. Por ejemplo: “aunque me duele el brazo, me acepto totalmente”.

A partir de aquí se utiliza solo la frase del problema (“me duele el brazo”, “tengo miedo a las alturas”, etc.). Mientras pronuncias la frase en voz alta, golpea suavemente el punto 1 con las puntas del dedo índice y del dedo medio. Golpea mientras dices la frase a un ritmo con el que te sientas cómodo. Repite el paso 2 con los puntos del 2 al 8, diciendo la frase cada vez.

Por ejemplo, imagina que quieres tratar un dolor de cabeza, y que elegiste la frase: “me duele la cabeza”. En este caso, primero harías la fase de preparación golpeando el punto 0 mientras decís “aunque me duele la cabeza, me acepto totalmente”. Y luego golpearías los puntos del 1 al 8 diciendo “me duele la cabeza” cada vez.

Fuente:Mujerde10.com

artículos relacionados