Enric Corbera: "Siempre he sido un buscador"

Enric Corbera visitó Mendoza y #PF estuvo con él

Enric Corbera estuvo en nuestra ciudad invitado por la Universidad de Mendoza para brindar una conferencia sobre Bioneuroemoción

Antes de trasladarse al salón donde lo esperaban más de 500 personas recibió a Primera Fila.

#PF: ¡Bienvenido a Mendoza Enric!. Muchas gracias por recibirnos.

Enric Corbera: Gracias a ustedes.


#PF: Quisiéramos saber ¿cuál es la historia de Enric Corbera, qué tuvo que suceder para que llegara a donde está ahora?

EC: Primero quiero dejar en claro una cosa: estoy viviendo una experiencia de vida que nunca hubiese esperado vivir, es como que estoy en una nube preguntándome por qué me pasa esto. Cuando uno hace algo sin expectativas, sin querer llegar a ningún sitio, pasan este tipo de cosas, como el haberme convertido en alguien tan mediático. A veces me pregunto qué estoy diciendo para que la gente me vea así.

Siempre he sido un buscador. Tengo la formación de ingeniero técnico. De hecho trabajé hasta los 33 años como Director de Calidad, pero buscaba algo más, me hacía esas preguntas existenciales que la gente se hace. Pasé por diferentes recorridos por los que muchos han pasado hasta que sentí que tenía que cambiar mi vida y la cambié. Y, cuando decidí cambiar de vida, cambió todo, cambié hasta de mujer. (risas)
Tenía una esposa morena que no cocinaba pero cosía muy bien y luego me casé con una mujer rubia que cocina muy bien y no cose (más risas).

En esa época ganaba mucho dinero. La gente pensaba que me había vuelto loco porque había desarrollado un método para la fabricación de circuitos impresos que estaba dando muy buenos resultados y, de repente, sentí que aquello se había terminado para mi. Fue como un llamado interior. Lo dejé. Eso llevó a una ruptura en todos los aspectos de mi vida. Fueron años convulsos.
Conocí a mi mujer, empecé a estudiar Naturopatía y a buscar más sobre las emociones que estaban detrás de las enfermedades.
Casi sin darme cuenta me encontré estudiando Psicología a los 44 años y salí alumno emérito. Ya tenía una familia, trabajaba y saqué la licenciatura en 5 años.
Estuve enfermo, tuve un proceso cancerígeno en un testículo. Conocí a un alumno del Dr. Hamer que era doctor en Biología y con él experimente su metodología. 
Trabajé un año con el Dr. Vincens Herrera Adell y después me puse en contacto con escuelas francesas y belgas que trabajaban la metodologia que había desarrollado el Dr. Clouth Sabbat, un alumno aventajado de Hamer
En España no se sabía nada de esto. En aquella época la llamaba Biodescodificación, pero luego cambió a Bioneuroemoción porque ésta es más amplia. La Biodescodificación está muy concentrada en el código y en la Biología mientras que la Bioneuroemoción incluye la Biologia, la Neurología y la emoción como clave.

Aparte de esto, lo que he desarrollado más es la
visión cuántica de las cosas, lo que me ha permitido acceder más rápidamente a los programas inconscientes. La visión cuántica de la vida te muestra que todo lo que te rodea forma parte de ti y te das cuenta cómo el universo tiene un sentido y una lógica aplastante. También incluí el estudio del árbol genealógico, que es un arte, pero además demuestra que es como la Matemática porque, al final, todo acaba cuadrando.

Nuestro objetivo fundamental es que la gente tome consciencia de que el poder lo tiene cada uno.

Nosotros estamos al servicio de todo el mundo, porque la Bioneuroemoción no es una terapia, sino un método de consulta que puede ser útil para cualquier persona, más allá de su condición o profesión.

#PF: ¿En qué consiste una consulta de Bioneuroemoción?

EC: Yo he conseguido reducirla muchísimo. Pero no necesariamente hay que abordarlas exactamente como yo lo hago. Cada especialista puede aportar su sello propio.

La consulta es muy simple. Siempre partimos de un diagnóstico médico. Esto es fundamental.
La persona se presenta a la consulta porque tiene un síntoma físico o tiene una desarmonía, por ejemplo, una mujer que no se queda embarazada y tanto ella como su marido están perfectamente sanos, o alguien cuyos trabajos duran poco o sus negocios no prosperan. O sea, podemos trabajar aspectos sociales o síntomas físicos.

Lo importante es llevar a la persona al momento en que se le desencadena la situación activadora. Y aquí es donde aportamos nuestro grano de arena, la situación activadora es muy importante porque, desde la visión cuántica, podemos ver que las historias se repiten. Nosotros somos como un detective, analizamos la escena del crimen y buscamos cualquier cosa que tenga que ver esa situación: olores, temperatura, con quien estás, con quien hablas, cuál es el estrés o la crisis que estás viviendo.

Cuando tenemos una persona situada en ese momento, tenemos un protocolo que la lleva a la emoción oculta o emoción primaria. Ese concepto lo utiliza mucho el Dr. Antonio R. Damasio, que habla de emociones primarias y secundarias entendiendo que la emoción primaria es la visceral, la que el superego controla, y la secundaria es la que se expresa socialmente pero que no va a ninguna parte, es la historia que yo cuento. La persona viene con un relato, pero hay que ir a buscar la historia oculta, ese es nuestro trabajo.
Al principio no dejamos hablar a nuestro consultante porque no podemos permitir que active su historia. En este silencio lo vamos acompañando mediante preguntas -casi podemos decir que socráticas- relacionadas con esa emoción oculta que está reprimida.
Una vez que se identifica la emoción y se suelta ese resentimiento, vamos a buscar en el árbol genealógico dónde está la información que está resonando en esa persona. Esto es un concepto cuántico porque tiene que haber alguien en el árbol a quien le ha pasado lo mismo –en su contexto- y que está resonando en su descendiente. La resonancia puede ser directa o especular. Por ejemplo, en el caso de una abuela que ha tenido 18 hijos con un hombre de quien no estaba enamorada, puede que su descendiente tenga una situación de no tener hijos y que no sea debido a un problema físico. Entonces, cuando la persona toma conciencia de eso, se producen cambios espectaculares, cambios físicos o manifestaciones físicas y, curiosamente, puede suceder que, al poco tiempo, la consultante se quede embarazada.

#PF: ¿Se puede autoaplicar la Bioneuroemoción?

Yo me la autoapliqué solo, no tenía a nadie más. Soy maestro de mi mismo, soy un sanador herido, he vivido esa historia particularmente.
A veces te basta con tener a alguien que te haga de espejo aunque no tenga ni idea de nada, solamente alguien a quien le puedas explicar y haga preguntas simples, como que te vaya conduciendo.

El doctor Vázquez Viera –Rector de la Universidad de Mendoza-, presente en la entrevista, preguntó:

Estadísticamente, desde que se hace la consulta hasta que se logra esa toma de consciencia, ¿cuánto tiempo transcurre?

EC: Cuando la persona toma consciencia, lo más importante es que ya no pregunta más, actúa y ahí está la clave del asunto.
Yo siempre digo que no son los programas los que nos ponen enfermos sino las creencias las que nos impiden sanarnos.
Actuar es el paso más importante, está en la persona el poder de cambiar su vida, cambiar sus creencias y tomar decisiones. La personas que se curan hacen un cambio radical en sus vidas.
Empleo una técnica que se utiliza en la medicina china procedente de la rama del Chi Qung, se trata de poner “en cuarentena” a la persona. Es importante porque las nuevas creencias, valores y percepciones necesitan consolidarse neurológicamente y para ello se requiere de un tiempo mínimo de cuarenta días, así como una mujer embarazada necesita de 40 días de postparto para recuperarse, o un hueso que se rompe necesita de ese tiempo para hacer callo. 
Todo el mundo habla de la cuarentena, algunos como algo bíblico, otros como algo arquetípico o sino biológico. En ese tiempo, la persona tiene un aislamiento de cualquier estímulo exterior, obviamente de los anclajes tóxicos (un familiar, el trabajo, etc. ). Adiós a la tv, los  wassaps, o internet, se trata de conectarse con uno mismo.

Después de este período se tiene que pasar a la “cincuentena”, un tiempo en el que la persona actúa según su nueva percepción y comprensión de las cosas. Cuando esto es así, en esa noventena, las posibilidades de superar un cáncer o una enfermedad importante son altísimas.

Trabajo con personas que tienen pronósticos muy poco alentadores, como el caso de esta chica de Buenos Aires a quien, hace tres años, no le dieron esperanzas de recuperarse y ahora está haciendo cursos conmigo. Se están consolidando las cicatrices en sus huesos y ha hecho un cambio radical. Pero para hacer el cambio, -y ya contestándole a Ud. doctor-,  la gente se toma su tiempo. Algunos lo logran paulatinamente, otros con mayor rapidez. Eso sí, hay una cosa muy importante, la persona que hace ese cambio no debe mirar atrás.

El dr. Joe Dispenza nos dice que las personas que se sanan por remisión espontánea son gente que cambia su vida totalmente pero sin resentimiento, con perdón y la compresión de que todos los que forman parte de una situación tienen que ver con la persona, que le sirven de espejos.

#PF: "Nada real puede ser amenzado. Nada irreal existe. En eso radica la paz de Dios". ¿Qué significa eso para Enric Corbera?

EC: Eso es de Un Curso de Milagros. Significa que vivimos en un mundo que es una ilusión, que nada es real y la física cuántica lo explica. Estamos creando nuestra propia realidad. Lo triste es que no la estamos creando despiertos, la estamos creando dormidos, estamos proyectando nuestros programas en ese campo cuántico y no sabemos por qué, porque se nos están repitiendo las historias una y otra vez.  Lo que necesita el mundo es tomar conciencia de que, cuando alguien esta viviendo una enfermedad o síntoma físico, el inconsciente colectivo, el clan familiar, le ha escogido a ál para que alguien tome consciencia y cambie la información.

...

El tiempo se nos escurrió entre los dedos como si fuese agua y pronto llegó el momento de partir a la conferencia. Agradecemos a Enric por su atención y cordialidad y esperamos su próxima visita (que parece que será en junio) junto a todo su equipo.

¡Gracias Enric!

 

La visita de Enric Corbera a Mendoza en fotos

Enric Corbera y el rector de la Universidad de Mendoza, Dr. Emilio Vázquez Viera

Enric Corbera con Valeria Sederino y María Mora, después de la entrevista

#PF junto a Mei, esposa y compañera inseparable de Enric en todos sus viajes. Una mujer exquisita.

Enric durante su conferencia en Mendoza, a sala llena


 

 

artículos relacionados